............ ...........

22/9/05

" Katharine Hepburn, mi taquilla y Yo."



¡ Maldita sea ! tengo que ir al vestuario; no me explico como una empresa de este nivel tan competitivo, tiene jefes intermedios tan anodinos como el mío, me crispa los nervios, este exiliado del sur de la península me agobia completamente, yo creo que alguna plaga retrasó el crecimiento de alguna neurona de su cerebro. Sí, me voy al vestuario, en mi taquilla tengo un remedio contra el estrés; no se trata de Clomipramina, Desipramina, o Nrtriptilina, mi psicofármaco se llama Katharine Hepburn, sólo con abrir mi taquilla y mirar su foto me tranquilizo.

Pi pi pi, pi pi pi, piiiiiiiiiiiiiii abro los ojos y apago el despertador, son las 11:00 de la mañana, esto si que es vida, este viernes estoy de descanso, y solo en casa, es un día perfecto después de un copioso desayuno, estoy sentado delante de mi TV con pantalla panorámica de 32” de alta definición con tecnología Ambilight colgada de la pared del salón, dispuesto a ver una sesión continua de cine; la primera será donde Katharine Hepburn canta eso de: “Que bonito es el amor baby baby” mientras Cary Grant corre detrás de la fiera de su “niña”, después veré como el periodista Macauley Connor ( James Stewarrt ) quiere inmortalizar la boda de Tracy (Katharine Hepburn ) en Historias de Filadelfia, y a continuación la crem de la crem ver a la estirada Rosie navegando en el barco “ La reina de África “ junto al vago y bebedor Charlie por el río Ulanda en pos del barco alemán “Louisa”. Cinco horas con mi psicofármaco contra el estrés y nuevo, para empezar el lunes.

Dinnn-donnnn, dinnn-donnn, cinco minutos de película y llaman a la puerta –hola, ¿qué desea?-, le pregunto a un señor bajito y con bigote. –Soy de la compañía eléctrica.
–¿Y qué?-, le respondo.
–Vamos a cortar el suministro eléctrico-, me dice el bajito.
-Estará usted de broma-, respondo.
–No señor, ya hemos avisado a todos los vecinos, que se cortará el suministro eléctrico en esta finca hasta que la compañía eléctrica termine unos trabajos.
–Mire, no pueden cortar el suministro porque yo soy un hombre enfermo y tengo que estar enchufado a una máquina-, le digo casi implorando al bajito
–Lo lamento señor, pero no se preocupe la compañía eléctrica llamará una ambulancia que lo trasladará al hospital Central, sentencia el bajito. –No se preocupe déjelo es igual, adiós-. Y le estampo un portazo al bajito.
Diez minutos más tarde ya no había suministro eléctrico.

Pi pi pi, pi pi pi, piiiiiiiiiiiiiii abro los ojos, son la 11:00 y pienso hoy sábado es mi día, después de mi desayuno me planteo hacer mi terapia pendiente, -Catherine hoy me empacho de ti.
Riiin, riiin, riiin, suena el teléfono a los tres minutos del comienzo de la película,
–DIGAME.
-¿Papá?.
–Si cariño, contesto.
–Podrías venir a recogerme.
–Hummmm,hummm, ahora no puedo y además tienes autobuses.
–Hombre papá, que ahora no estas haciendo nada, y no recuerdas que me tienes dicho que cuente contigo cuando te necesite, pues ahora es cuando te necesito.
–Hummm, vale salgo para ahí.
Enfilo la nacional 340 y empiezo a cabrearme, en pleno verano la N.340 esta imposible, ahora freno, ahora a 20kh, ahora freno, ahora a 10kh, ahora freno ahora arranco, a veces maldigo la puta carretera y otras veces trato de recordar cuando carallo, le dije yo a mi hija eso de “ aquí me tienes cuando me necesites”

Pi pi pi, pi pi pi, piiiiiiiiiiiiiii abro los ojos, son las 11:00 es domingo, hace un día precioso, sol radiante, cosa natural estamos en pleno julio, hoy si que es mi día lo presiento, mi hija no me necesita porque esta durmiendo, y el señor bajito con bigote de la compañía eléctrica a saber donde estará, sí hoy es mi día...
-cariño- oigo la voz de mi mujer a los cinco minutos del comienzo de la... y me quedo mudo.
–Cariño no me oyes ¿qué haces?.
–Nada, aquí compitiendo con Humphrey Bogart haber quién se lleva a la Hepburn.
–Cariño.
–Sigo estando aquí mujer, aún no me tiré por la ventana.
–Cariño hace mucho calor, ¿vamos a la playa?.
–Si tienes calor abanícate.
–Es más saludable pasarse el día en la playa que pasarse el día viendo películas viejas de los años de la nana.
-Hummm.
–Cariño, me oyes.
Una hora más tarde estoy sentado en la puta arena, abrasándome a pleno sol, y viendo un estúpido partido de raquetas de madera, toc toc, toc toc, punto para el tipo con pancha, toc toc, toc toc, punto para la tipa con culo de pera, toc toc, toc toc, la puñetera pelotita casi me da.
Solo espero la llegada del lunes para abrir mi taquilla
.

1 Comments:

Blogger Franziska Dijo...

Es una entrada muy original. Le das realismo a toda la situación. He disfrutado leyendo. Gracias por huir de la realidad a la ficción. Se agradece.

20:59  

Publicar un comentario

<< Home