............ ...........

19/12/05

"Alejandra"

Hay conversaciones que sirven de nexo a la reflexión. Después de una conversación que mantuve con una persona maravillosa, me hizo pensar, meditar con atención y cuidado, obligándome a adoptar otra actitud hacia ese colectivo de personas que nunca me había percibido de su existencia.
Todo empezó cuando acudí a la consulta de mí médico. Entro en la sala de espera ¡cielos! menudo abarrote de gente, bueno de gente no, abarrote de mujeres de todas las edades, debe de ser el único varón que necesita acudir al medico. Era tal la aglomeración que solo quedaba un sitio libre al fondo de la sala, llegar hasta aquel sitio me hizo parecer que era un modelo de pasarela porque todas las miradas se cebaron en mi persona que hicieron que mis mejillas se sonrojaran ( cosas de mi timidez), el acribillamiento de miradas cesó una vez que llegué a mi destino, y la muchedumbre retornaron al cauce de sus conversaciones muchas de ellas sin sentido. En ese momento fui yo el que empecé a observar a la gente con enjundia y valor, hasta que me di cuenta de que una joven tenia su mirada clavada en mí como hipnotizada, rondaría los 15 años y por sus rasgos faciales deduje que padecía del síndrome de Down. Su atrevida
mirada me descolocó y la incomodidad se adueño de mí; Decidí levantarme y dirigirme al otro lado de la sala de espera donde hay una cristalera que da a un escueto patio que ampara a un solitario árbol.
Cinco minutos llevaba observando la sutil figura del árbol cuando alguien me habló.
Interlocutora –¿Cómo te llamas?
Yo – Raraher.
Interlocutora – Yo me llamo Alejandra.
Raraher – Bonito nombre, eres la segunda Alejandra que conozco ¿sabes?
Alejandra –¿Te gustan los árboles?
Raraher – Si me gusta toda la naturaleza.
Alejandra –A mí me gusta los árboles porque están vestidos de silencio.
Miré para Alejandra, me dejo noqueado con su respuesta, ella miraba para mí con una sonrisa desmayada en su rostro y continuó hablándome.
Alejandra –Me gusta los paseos vespertinos por el campo en verano acompañada por mi madre.
Alejandra –También me gustan los atardeceres en la playa ¿sabes porqué?
Raraher –No.
Alejandra –Dice mi mamá que los atardeceres en la playa son hermosos y contemplarlos son gratis.
Raraher –Tu madre es sabia, tienes una gran madre.
Alejandra –¿Sabes lo que es el síndrome de Down?
Raraher –La verdad es que no sé, casi nada del síndrome de Down.
Alejandra –Simplemente es una situación o circunstancia, bueno eso es lo que dice mi mamá ¿entiendes?
Me quedo en silencio mirando para ella.
Alejandra –Es una alteración genética, la cual posee en su núcleo un cromosoma de más ¿entiendes?
Raraher –No sé que decirte.
Alejandra –Es decir hay 47 cromosomas en vez de 46.
Alejandra –¿Sabes una cosa?
Raraher –Que.
Alejandra –Me encanta el mar ¿sabes porqué?
Raraher –No pero me lo imagino.
Alejandra –Es misteriosa
Raraher –y a veces peligrosa.
Alejandra –Insinuante y bella como una mujer.
Raraher –Su olor es embriagador.
Alejandra –Hay veces que se enfada y no quiere que nadie le toque, pero en verano cuando es tierna no salgo de ella, ¿sabes que hay más de 7000 especies de algas marinas?.
Raraher –¿Tantas?
Alejandra –Me encanta el Oceanográfico de Valencia, tanta diversidad de animales marinos, tanto color, tanta vida bajo el mar, ¿ lo conoces?
Raraher –Si, fui este verano con Carmen.
Alejandra –¿Es guapa Carmen?
Raraher –Si.
Risas, risas, risas, de ambos.
Alejandra –Me encanta leer.
Raraher –Si, ¿y a quien lees?
Alejandra –Rowling, sjackson, J.L.Merino, Carroll, Verne, Rober Louis Stevenson,¿los conoces?
Raraher –Carroll es el de “Alicia en el país de las maravillas” Verne es el de “La vuelta al mundo en 80 días” Rowling la de “Harry Potter”, ¿de qué te ríes?
Alejandra –Me encanta y estoy enamorada de Damiel Radcliffe.
Raraher –Risas, risas, risas.
Alejandra –Risas, risas, risas,
Miro para la madre de Alejandra y esta mirando para nosotros se nota que tiene ganas de unirse a la fiesta y nos sonríe.
Alejandra –¿sabes una cosa?.
Raraher –No, sorpréndeme otra vez, por favor.
Alejandra –Me gusta Maná, estoy en el club de Maná, ¿conoces a Maná?
Raraher –
A chico Méndez lo mataron, era un defensor y un Ángel de toda la Amazonía, él murió a sangre fría, lo sabia Collor De Melo y también la policía
Alejandra –Cuando los ángeles lloran,
lluvia cae sobre la aldea,lluvia sobre el campanario, pues alguien murió.Alejandra y Raraher –Un Ángel cayó, un ángel murió, un ángel se fué, y no volverá.
Alejandra –Maná me hace soñar que soy libre, con Maná sueño cosas imposibles que son para mí, como el amor, amor, am...
Raraher –¿Porqué imposibles?
Alejandra –Imposibles, imposibles, imposibles.
Me quedo mirando para ella y percibo que se asoma una lagrima en el ojo.
Alejandra –Hay un chico que no me hace caso.
Raraher –El se lo pierde.
Alejandra –No tengo suerte con los chicos.
Raraher –La chica que no tiene suerte con los chicos, no sabe, la suerte que tiene, son tontos tienes que dejarlos madurar.
Alejandra –¿Sabes una cosa?
Raraher –Tu dirás.
Alejandra –Tengo un perro.
Raraher –Te gustan los animales.
Alejandra –Si tengo un perro es que si, pareces tonto.
RRH –Tienes razón, perdona.
Alejandra –Tengo razón en lo de tonto ( a carcajada limpia)
Toda la sala de espera se queda mirando para nosotros, la madre de Alejandra le hace un gesto para que se comporte.
Alejandra –Mi perro se llama Down, como mi síndrome.
Alejandra –Mí mamá dice que me toco a mí y que tengo que ser fuerte, y no arrugarme en la vida.
Raraher –Ya te dije que tu madre es sabia, tienes que quererla mucho, tienes que cuidarla y hacer todo lo que te manda.
Se queda mirando para ella y se marcha para sentarse en sus rodillas, abrazándola. Veo que hay una sitio libre junto a ellas y me siento a su lado.
Madre de Alejandra –Tienes que perdonarla, es una niña que..
Alejandra –Mamá no soy una niña, soy una chica.
Madre de Alejandra –Perdona cariño, eres una chica.
Raraher –Y muy inteligente.
Alejandra –¿Sabes una cosa? El sábado voy hacer teatro en el colegio, y también voy a recitar una poesía de Lorca, ¿Quieres que te la recite?, ¿ Vas a venir a verme?
Madre de Alejandra –Alejandra déjalo ya pesada.
Raraher –Recítala por favor, me gusta Federico García Lorca.
Alejandra –
A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.
El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.




Una enfermera llamó en voz alta a la madre de Alejandra diciéndole que ya les toca pasar a la consulta. Ambas se levantaron, la madre me dijo gracias y Alejandra se despidió con su desmayada sonrisa.
Raraher –Adiós Alejandra, adiós hermosa.

5 Comments:

Anonymous paloma Dijo...

Me ha encantado tu encuentro con Alejandra y vuestra conversación. Una cría realmente encantadora, bueno, perdón, chica quería decir. Y una madre que ha sabido educarla para que no se 'arrugue', esto no es nada fácil y mucho más dificil lo tiene Alejandra.

Besos

PS: ¿puedo desearte Feliz Navidad?

18:41  
Blogger incondicional Dijo...

Has contado una bellísima historia, tengo entendido que son personas maravillosas, los padres con hijos con el síndrome , dicen que son muy cariñosos, si se les educa como a los demás, adquieren un cierto grado de independencia.
Ya he aprendido lo de la música y me han ayudado en el trabajo a poner un original reloj, te invito a visitarlo. Un beso.

Feliz Navidad

23:28  
Blogger Lenore Dijo...

ola! gracias x seguir leyendome vas a tner q enseñarme a q no puedan copiar mis s imaenes xq asi puedo poner fotos mias:) saludos

18:49  
Blogger alejandrapiam Dijo...

muy linda la musica de saludo.
y también la historia de Alejandra.
feliz año

23:37  
Anonymous Anónimo Dijo...

hola, encontre tu pagina buscando articulos sobre perros para chicos con sindrome de down. quería saber que raza era mejor. y me divirtió el nombre que alejandra le puso al suyo. gracias por molestarte en publicar en la web tus charlas.
luz.

16:02  

Publicar un comentario

<< Home