............ ...........

11/5/13

"Silencio"


Pincha en las fotos para verlas en tamaño original

“Retraida” – Pontedeume 2013

Hay días que un incorregible estado de mi alma está enteramente embargado por un sentimiento de admiración y alegría porque el recuerdo me trae a la memoria mis búsquedas de ese “silencio” del que en numerosas veces escribía Juan Ramón Jiménez. Suelo buscar ese silencio en ese paraíso que son “Las Fraguas del Eume”.
Es un regalo, un deleite, una delicadeza, cuando en mis días ociosos uno nota el temple del aire húmedo coger mi vieja bicicleta e ir tras ese silencio.
Las lenidades de los días de primavera duermen los campos adyacentes al camino de mi recorrido anegando mis sentidos con un fuerte aliento de helechos. Ya cerca del río, el aire puro, afila los limpios sonidos que produce la cadena de la bicicleta.
Hay partes del recorrido en la cual me apeo de la bici y continúo andando y le susurro, mira, bicicleta, mira, y le señalo todo lo débil –flores, pájaros– puro encanto, vida, idilio.
Al final del camino, ambos, mi vieja bicicleta y yo, en solitario, subimos una cuesta dejamos a la izquierda el monasterio y descendemos por la vereda de la derecha la cual nos conduce a lo buscado.
Allí, en soledad, sentado, frente al viejo puente por veces iluminado por los débiles rallos del sol filtrado entre los enormes abedules al principio solo oigo el murmullo procedente de una pequeña cascada de aguas frías, después, si cierro los ojos ese sonido va desapareciendo y ya entonces es cuando solo oigo ese silencio que muchas veces narraba Juan Ramón Jiménez.
Después, en la luz última, montado en mi vieja bicicleta de regreso a mi hogar pienso este silencio que he escuchado fue efímero aunque su recuerdo podrá ser eterno.       
 

5 Comments:

Blogger Rosa María Dijo...

Reencontrarse con el silencio y una vieja bicicleta para respirar el aire del hogar; es como que ya no se necesita nada más.
Me encanta cuando se disfruta de cosas tan sencillas en pos de la calma y el bienestar. Ocasiones tales son signos suficientes para valorar las reminiscencias y los surcos de días aprendidos en nuestra piel.
Un abraciño amigo.
Rosa María Milleiro

23:53  
Blogger Imos indo Dijo...

Ola amigo que bo o teu regreso a Pontedeume aínda que só sexa no teu recordo. Centos de veces estiven nas Fragas e extasiado tamén me quedo cando me sento nas pedras que hai fronte a esa ponte que mencionas mirando o entono que me rodea.
Unha aperta.

22:39  
Blogger trimbolera Dijo...

Que buena compañera es tu vieja bicicleta, te escucha en silencio y te ayuda en el camino. Besicos.

23:26  
Blogger alejandrapiam Dijo...

un abrazo enorme, que gusto ver que has vuelto a llenar estas paginas de tus bellas letras!

01:39  
Blogger Raraher Dijo...

Rosa María
Apreciada poeta, las añoranzas lejos del hogar a mí en particular son las que me mantienen con vida.
Un abraciño para ti.

Trimbolera
Respetuosa señora te parecerá que no estoy cuerdo pero de verdad te digo que cuando salgo con mi vieja BH, en algún punto del recorrido le hablo de lo que vemos por los caminos.
Un respetuoso abrazo para ti.

alejandrapiam
Querida Alejandra me ha dado un vuelco el corazón al volver a verte. Sigues siendo algo especial para mi blog “Deicalogo” y sobre todo para mí.
Un beso para ti.

Imos indo
Grazas amigo. Espero que a próxima vez que vaiamos ás Fragas coincidamos no percorrido.
Unha aperta.

20:45  

Publicar un comentario

<< Home